La compra de una casa de habitación es posiblemente la mayor inversión que una gran parte de la población hará en su vida. No solo es una inversión clave para el comprador, sino que en función de la plasticidad del precio el comprador puede estar en la posibilidad de adaptar el espacio re-modelando o esta no será una opción por muchos años.

Una casa de habitación recién diseñada o construida hace décadas fue conceptualizada por un arquitecto en complicidad con el dueño original adaptándola a su gusto y preferencias, en contraste con los condominios horizontales y verticales que acaparan las páginas de cada publicación inmobiliaria. Estos son conceptualizados como un producto mercadológico, diseñado para atender las necesidades de la generalidad de la población desde su oferta de diseño, espacio, seguridad, acabados, servicios adicionales, etc.

Es justo entonces decir que el vendedor de una casa de habitación está en clara desventaja en el marco de la oferta comercial existente. Los condominios son genéricos y la casa es única. Los condominios apelan al gusto de miles, la casa al de un comprador con un gusto definido. Y en el mercado actual en cualquier rango de precio de casas existe su equivalente en condominio.

Cuanto tocamos este tema, mis clientes me preguntan con franca preocupación: ¿cómo llegamos entonces a ese comprador para mi casa? Ampliando el alcance es la respuesta pero analicemos el proceso tradicional de venta vs la inclusión de la publicidad multimedia.

El método tradicional implica al dueño de la propiedad utilizando medios de publicidad tradicional (anuncios en prensa o web, rótulo, etc) y posiblemente un agente corredor de propiedades. Estos a su vez comparten su listado con otros agentes. La publicidad o la interacción de los agentes genera prospectos que querrán ver la casa. Es en este punto donde las restricciones de tiempo, recursos e inclusive geografía limitan el número de interesados.

La publicidad multimedia funciona como un catalizador para potenciar el esfuerzo de todas las partes. Así el dueño promueve la propiedad en su círculo, pero no tiene que llevar a cada “patrocinador” a ver la casa. La publicidad tradicional se vuelve altamente efectiva porque cada lector tiene la posibilidad de ver la casa integralmente. Y finalmente las conexiones y redes de distribución del agente corredor se optimizan ya que tanto sus agentes asociados local o internacionalmente como sus clientes tienen acceso ilimitado a la visita de la propiedad. ¿Quién llega a ver la propiedad físicamente?: el cliente con interés real que tiene afinidad con el gusto del dueño y/o descubre el potencial para adaptar el espacio a su conveniencia.

¿Cual es la conclusión? Si usted quiere vender su casa en un mercado competitivo y global usted necesita las herramientas que VirtualToursCR le pone a disposición: fotografía profesional, visitas virtuales 360 y video. Esto a un precio excepcional porque entendemos que un particular no tiene presupuestado un 5-10% del precio de venta para promoción.

Puede ver una muestra de un tour virtual para casa de habitación en el siguiente vínculo

Llamenos para cotizarle 506+ 70144995